6 Tips para preparar una charla

No es que yo sea un gran orador pero me interesa mucho la comunicación humana. Durante 2 años participé en un grupo de práctica de oratoria y ahora en el trabajo quería echar una mano a mis compañeros y les hice este resumen que a mi modo de ver resume bastante bien lo más importante a tener en cuenta a la hora de preparar una presentación:

  1. Prepara un esquema: Nos permite preparar la línea argumental de nuestra presentación haciendo que sea coherente, evitando los saltos. Es importante tener clara la secuencia y conceptos que queremos transmitir. Recuerda que una presentación debe estar al servicio de un solo mensaje, no intentes transmitir varios mensajes en una misma charla, en una charla corta (de 5-10 min) solo tienes tiempo para exponer 4 o 5 ideas que refuercen ese mensaje principal.
  2. Prepara a conciencia el principio y el final: Capta la atención de la audiencia con un buen inicio y concluye reforzando el mensaje y llamando a la acción. Las personas recuerdan muy pocas cosas de una charla, el principio y el final son de esas cosas.
  3. Practica, practica y practica: Hay quien nunca encuentra el momento para realizar la charla en casa, la práctica es lo que garantiza los mejores resultados. Si puedes grábate en vídeo, muchas personas se sorprenden gratamente al verse en vídeo dando una charla porque pensaban que lo hacían francamente mal y resulta no ser así.
  4. Cuenta historias amenas: Las personas empatizamos con vivencias de otros, al igual que cuando vemos una película somos capaces de ponernos en la situación. Si puedes explicar una historia anecdótica que refuerce tu mensaje esta será más fácilmente recordada. Usa metáforas, humor, anécdotas, intriga, emociones, son elementos claves para hacer que tu charla sea memorable.
  5. Que tu voz no resulte monótona: Cuando ya tengas tu discurso aprendido es el momento de que prestes atención a cómo estás usando tu voz. Haz pausas para dejar tiempo para pensar y reforzar la idea que acabas de comunicar. Usa los cambios de tono, velocidad e intensidad de tu voz para enfatizar frases o palabras.
  6. Sé tú mismo: Habla solo de lo que estás convencido y no intentes ser quien no eres. Si te muestras tal y como eres delante del público lo notaran y valoraran que se trata de un mensaje genuinamente tuyo.

charla-oratoria

Algunas ideas

He seleccionado algunas de las ideas que más me han gustado de este artículo de Rami Rantala: 24 observations from office life and from life in general.

  • Las personas que marcan la diferencia crean sus propias reglas.
  • El cambio no sucede siguiendo las rutinas.
  • El liderazgo no tiene nada que ver con un título o posición.
  • No hay muchas cosas que realmente importen. Asegúrate bien de saber lo que te importa.
  • Céntrate en las oportunidades, no en las dificultades o en los fracasos.
  • La gente que habla mucho sobre el liderazgo rara vez son líderes.
  • Si dices que sí todo el tiempo te será fácil avanzar en tu carrera, pero te será muy difícil hacer lo que realmente deseas hacer.
  • La confianza y la credibilidad se construyen con pocas palabras.
  • No ocurrirá nada si no empiezas.
  • Nada de lo que vayas a conseguir en la vida te hará feliz. Necesitas desear el camino. El camino es lo único que te hará feliz.
  • No descartes nuevas posibilidades sólo porque tu vida actual sea segura.
  • Rara vez la primera idea es la mejor pero cuando se conectan algunas ideas se pueden crear cosas magníficas.
  • Todo está en tus manos, no culpes a los demás de tus problemas.

Joyas de la contra

Os copio la entrevisa de ayer en la vanguardia a Daniel Pink

“Si pagaran por dar sangre, habría menos donantes”

Tengo 46 años. Vivo en Washington. Casado y con tres hijos. Soy un abogado que jamás ha ejercido. Durante tres años he redactado los discursos del vicepresidente Al Gore. La fuente de todos los problemas es la desigualdad económica. Soy agnóstico, algo impopular en EE.UU.

¿Qué anhelamos los humanos? La libertad de dirigir nuestra vida, dominar la disciplina por la que tenemos vocación y ser capaces de lograr objetivos que lleguen más allá de nosotros mismos.

¿Autonomía, maestría y fines?

Sí, esos son los tres nuevos pilares de la motivación laboral. La mitad de las horas que pasamos despiertos transcurren en el trabajo; entender nuestro comportamiento en el trabajo es entender a los humanos.

Bien, ¿qué ha entendido?

Que el palo y la zanahoria es un método anticuado e ineficaz. Hay estudios empíricos que demuestran que si los estados pagaran por las donaciones de sangre, habría menos donantes.

Que no nos roben el placer del altruismo.

En los años cincuenta, Harry Harlow llevó a cabo unos experimentos con monos que deberían haber cambiado el mundo. Colocó en sus jaulas un rompecabezas mecánico. Enseguida los monos se pusieron a jugar con los mecanismos con concentración, determinación y lo que parecía deleite.

Y lo resolvieron, claro.

Al cabo de un día lo hacían con destreza, y nadie les había enseñado ni les había recompensado, sin incentivos ni castigos, lo que se contradecía con las leyes de comportamiento aceptadas sobre los primates, incluidos los humanos. Lo llamó motivación intrínseca.

El goce de la tarea era la recompensa.

Los monos habían resuelto el enigma sencillamente porque disfrutaban haciéndolo. Fue tal la controversia, que Harlow abandonó las investigaciones y no se retomaron hasta treinta años después y con humanos.

Las empresas siguen insistiendo en los planes de incentivos a corto plazo y los esquemas de pago por resultados.

La evidencia dice que tales medidas, salvo en trabajos muy rutinarios, más que funcionar, perjudican. Que las acciones suban cada trimestre no es la motivación que hace que la gente vaya a trabajar cada mañana y que la empresa crezca. Y lo triste es que esta práctica tan equivocada del premio y el castigo está arraigada en las escuelas.

¿Qué modelo lo sustituye?

Tres cosas fundamentales: que el trabajador sea autónomo, es decir, dejarle hacer; que haya un progreso y un propósito. La empresa debe decirle al trabajador cuál es el propósito de lo que hace. Si hay un propósito, el trabajador lo hará con más ganas.

Póngame ejemplos.

El triunfo de Wikipedia, el modelo más potente del siglo XXI: gente de todo el mundo, que no se conoce, que hace un trabajo complejo y que además ofrece el fruto de su trabajo gratuitamente. Está claro que eso no suena como un modelo de negocio, sino como las creencias de un loco iluminado.

Cierto.

En realidad, Wikipedia ha violado las leyes de la economía, un modelo de negocio en el cual no hay dinero que cambia de manos, ¡y ha expulsado del mercado a Microsoft!

¿Está diciendo que el modelo de mercado del XXI es trabajadores happy?

Sí, en el sentido de estar contentos consigo mismos y con el trabajo que hacen. En el siglo XX el objetivo de los directivos era que los trabajadores obedecieran las reglas, y enel XXI lo que el directivo tiene que conseguir es que el trabajador se comprometa con la empresa y despliegue su creatividad.

Suena bonito, pero ¿hay mucha gente dispuesta a comprometerse?

Para que el trabajador se comprometa, lo primero es que esté bien pagado, que llegue perfectamente a final de mes y considere que lo que se le da es justo.

Buena medida.

Lo segundo que el jefe tiene que hacer es darle libertad para que organice sus horarios y decida el tiempo que debe pasar en la oficina. Y en tercer lugar, darle el feedback necesario para que vea que su progreso es reconocido y necesario en la empresa.

El empresario le diría: “Mientras el gato duerme, los ratones bailan”.

Probablemente, ese empresario cree que él se motiva por algo superior al palo y la zanahoria pero no sus empleados. La mayoría de los directivos hacen presunciones respecto a su equipo que nunca harían de sí mismos y operan con una teoría equivocada sobre la naturaleza de la conducta humana: creen que todos son vagos e ineptos excepto ellos.

… Cruel retrato.

Todo lo que le explico no son teorías espirituales o buenistas, es la ciencia la que dice que si tratas a los trabajadores con respeto la empresa irá mejor. Es algo mucho más complejo de lo que parece, y si nos fijamos en las empresas punteras eso es precisamente lo que están haciendo: tratar a la gente como seres humanos y no como burros.

No se crispe, señor Pink.

Los trabajadores de Google pueden emplear el 20% de su horario laboral a tareas no oficiales, a inventar y desarrollar proyectos que les interesen, y la gran mayoría de los productos que Google ha sacado al mercado ha nacido de esas pequeñas bolsas de autonomía: su Gmail o el servicio de noticias de Google (Google News), que aterroriza a los periódicos de Estados Unidos.

Mmmm…

Sé lo que está pensando: “Aquí la gente emplearía ese tiempo libre para fisgonear en Facebook”. ¡Pues no!, en realidad, eso es lo que hacemos si no tenemos libertad.

La fábrica de sueños

La vida es el tablero de un juego y tú su jugador. Parte de las normas de la vida son impuestas y no se pueden cambiar, en cambio cada jugador es libre de elegir su finalidad y su manera de jugar. La frontera entre las cosas impuestas por el tablero y las que podemos elegir libremente no está clara para algunas personas y así nos encontramos con jugadores que creen por ejemplo que el dinero es una norma impuesta por el tablero cuando en realidad es una norma que elige cada jugador de manera libre.

Alguien muy cercano a mí suele hacer metáforas interminables sobre casi todo, y claro, se me pega…

A lo que iba, cada cual debe elegir, y esa es la grandeza de nuestra existencia, la libertad para elegir nuestro camino. A veces personas a las que queremos y de las que no queremos separarnos nos dicen: “He tomado una decisión y mi vida ya no puede seguir a tu lado, debemos separarnos”, es duro, pero lo es tanto para los que toman la decisión como para los que la acatan junto con sus consecuencias.

Para mí es un buen indicador sobre la autenticidad de las relaciones entre personas el hecho de comunicar una decisión que sabes que no será del agrado de tu interlocutor y que este la acepte, pese a que no le guste la decisión antepone tú libertad a sus propios intereses y eso dice mucho a su favor.

Nunca he tenido clara la finalidad en mi vida, pero tengo la constante sensación de jugar con unas normas que yo no he elegido y que no quiero, creo que debo empezar por ahí y en ello estoy gracias en gran medida a las personas que me rodean, a las que les cuento mis inquietudes y a las que a veces les transmito decisiones que les afectan pero que pese a todo siguen queriéndome.

Un día el mismo amigo que no deja de hacer metáforas sobre cualquier tema me dijo que nuestra empresa no era una máquina de hacer dinero sino una fábrica de sueños. Trabajar en una fábrica de sueños me hace mucho más feliz que trabajar en una máquina de hacer dinero porque me permite poder decidir qué es lo que quiero hacer en cada momento y el valor de esto no es comparable con nada.

Confianza

Algunas personas se han preocupado por mí después del último post, no hay por qué preocuparse. Desde hace años escribir ha sido para mí una vía de escape para expresar todo aquello que siento, es una terapia que siempre me ha ido bien, quizás hay cosas que deberían quedarse en el disco duro de mi ordenador pero a última hora siempre pienso que quizás alguien lo lea y le pueda resultar interesante, tengo esa extraña manera de verlo.

En esta vida todos pasamos por épocas mejores y por épocas peores, un bipolarismo recurrente inherente a nuestra especie. Ya pases una mala época o una buena hay una parte de ti que nunca cambia, para mí eso es lo que realmente define a una persona, aquello que es común en los buenos y en los malos momentos, eso eres tú.

En todos los aspectos de la vida, cuando se trata con otras personas se tiende a olvidar que no suele haber sincronismo entre las buenas o malas épocas de unas y otras personas. La confianza entre personas es de suma importancia para sobrellevar dicha asincronía.

En el trabajo cuando paso una mala época no puedo rendir lo mismo que cuando paso una buena época, y lo mismo les pasa a mis compañeros, por suerte en Dezain la confianza entre nosotros es máxima y eso nos ayuda mucho a sobrellevar los malos momentos y a aprovechar los buenos. ¿Qué sería un equipo sin la confianza en el compromiso de todos sus miembros? Simplemente no funcionaría, la motivación caería en picado y hasta el mejor equipo del mundo desmotivado pierde ante un equipo de segunda división motivado.