Anarquía relacional

Una relación con cualquier persona puede ser intensa, sean cuales sean los compromisos adquiridos con esa persona y sea cual sea la duración de dicha relación. No obstante solemos hacer una jerarquía relacional, de mayor a menor importancia, parecida a: hijos, familia bien avenida, pareja, buenos amigos, amigos, familia mal avenida, colegas y desconocidos.

¿Por qué ordenarlas en una escala de importancia, si a veces un encuentro fortuito con un desconocido puede generar cambios de relevancia en nuestras vidas equiparables a los que puede provocar cualquier persona con otro “rango relacional”? ¿No limita esta categorización las posibilidades de un vínculo particular?

Es por eso que soy partidario de la anarquía relacional, creo que para vivir intensamente las relaciones no nos es favorable pensar en que esas relaciones tienen límites por definición.

El conflicto cultural surge cuando tienes más relación con un amigo que con un familiar directo y pasas más tiempo con él que con, por ejemplo, tu madre a la que apenas visitas. O cuando planteas la posibilidad de tener varias relaciones “sexo-afectivas”, se te reprochará que no valoras suficiente a tu pareja, o que no la amas suficiente, pero… ¿a caso nadie se ha dado cuenta de que tenemos muchas dificultades asociadas a la obligación cultural de vivir años y años con la misma pareja sexual?

Por qué no evolucionar hacia relaciones más libres y abiertas, en el sentido de “con posibilidades no predefinidas” y disfrutar de cada una de ellas, transmitiendo con sinceridad a la otra persona a qué (y a qué no) nos comprometemos en cada momento evolutivo de la relación.

Seguramente la dificultad esté en lograr ser felices sin la necesidad egoísta del “yo soy el más importante para ti, ¿verdad? dímelo que necesito oírlo”.

631px-RadicalRelationsHeart.svg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *