Acabando 2017: Aprendizajes

Otro año más que termina! Aprovecho este momento para revisar los propósitos que tenía a finales del año pasado y para proponerme nuevos para el 2018!!

A muchas personas no les es útil esto de proponerse objetivos para el siguiente año, les ocurre que al final los propósitos no se acaban realizando, quizás porqué se proponen cambios demasiado bruscos sin tener en cuenta el cómo se van a realizar.

A mi me resulta muy útil hacerlo, me propongo más bien lineas de trabajo y durante el año las voy revisando, lo que me ayuda a recordarlas y a tenerlas presentes.

Este 2017 me he dado cuenta de lo difícil que me resulta:

  • Estar en el momento presente
  • Hacer un uso más racional del móvil (me cuesta salir del modo trabajo)

Y conseguí muchos de mis propositos:

  • Focalizar mis esfuerzos profesionales en coopdevs.org diciendo “no” a otras actividades en las que estaba involucrado.
  • Cuidar mi salud (aunque queda aún trabajo por hacer), casi no como alimentos procesados, dejé de fumar, apenas consumo azúcar, voy al gimnasio todas las semanas, …

Para el 2018 seguiré el camino con más acciones/estrategias relativas a los aspectos que me cuestan más. Conseguir no perder el momento presente es la aspiración más ambiciosa y la quiero abordar a través de la continua revisión y puesta en práctica de estrategias que lo faciliten. Conseguir hacer on/off (por ejemplo on/off de móvil) es básico para poder prestar atención al presente, si quiero fluir cuando estoy dedicando mi tiempo a un asunto no puedo estar pendiente de otros asuntos que no están en juego en este momento.

Así pues me encamino hacia el 2018 dispuesto a vivir intensamente todo lo que me depare, revisarme con frecuencia y disfrutar de la magnificencia de todo lo que ocurre en cada preciso momento.

Arreglando el mundo

Te sientas tranquilamente con un amigo en la terraza de un bar y te pones a solucionar los problemas del mundo, y como no, surgen puntos de vista diferentes…

– Y si no estás de acuerdo con el decrecimiento entonces ¿qué propones?
– Vamos a ver, esto se solucionaría más rápido si redujésemos la población mundial y nos volviésemos todos unos hipsters.
– Olé tu, pedazo de argumento, todos a las cámaras de gas y en lugar de apretar el botón los nazis que lo aprieten los hipsters ¿no?

Bueno, es una opción, pero no propongo algo tan sangriento. Simplemente digo que parece que estamos intentando solucionar el problema abordándolo de manera equivocada, cuesta demasiado que los países se pongan de acuerdo en reducir sus emisiones de CO2 teniendo en cuenta que los países compiten entre sí con el crecimiento económico y para crecer se necesita energía, es como poner a negociar a dos tigres a ver cómo se reparten la presa de manera equitativa.

Además ¿quién te dice a ti que el CO2 es el gran problema del mundo? Otros muchos males nos acechan por el impacto que ejercemos como especie, nos hemos desarrollado demasiado en demasiado poco tiempo. No podemos pensar que ir introduciendo cambios en nuestra naturaleza cada vez con más velocidad no va a traeros ningún problemilla, de hecho la raíz del problema está en pensar que somos más listos que la naturaleza, los humanos tenemos eso, como somos supuéstamente los seres más inteligentes del planeta pensamos que podemos ser más inteligentes que la naturaleza que es el propio sistema que nos ha creado.

No podemos pensar que la comida procesada, las vacunas, la luz artificial, el transporte, o cualquier otra cosa que se nos haya ocurrido, solo va a tener beneficios. Nuestro cuerpo es un sistema tan complejo que probablemente nunca lleguemos a comprender cómo funciona del todo y sin embargo realizamos cambios bruscos tanto en su entorno, como en su alimentación o en su química. Pequeños cambios realizados durante miles de años provocan una adaptación pero los cambios bruscos son los que acaban con las especies, y nos seguimos preguntando por qué hay tantas enfermedades.

Lo reconozco, tengo que decir que no tengo la solución para arreglar el mundo, era solo por llevar la contraria… Solo digo que somos demasiada población en el planeta intentado vivir de una manera que desequilibra demasiado la naturaleza, si pudiésemos ir reduciendo la población para que todos podamos seguir teniendo ciertas comodidades y además tratásemos de relacionarnos con la naturaleza de otra manera, por ejemplo cultivando y comiendo comida orgánica como hacen los hipsters, quizás así, y solo quizás, tendríamos más posibilidades de sobrevivir, y no solo eso, de vivir con más plenitud.

Se trata solo de reconocer que la naturaleza es más sabia que nosotros. ¿Por qué nos costará tanto? Debería estar escrito en la declaración universal de los deberes humanos.