glass-1002138_1280

Arreglando el mundo

Te sientas tranquilamente con un amigo en la terraza de un bar y te pones a solucionar los problemas del mundo, y como no, surgen puntos de vista diferentes…

– Y si no estás de acuerdo con el decrecimiento entonces ¿qué propones?
– Vamos a ver, esto se solucionaría más rápido si redujésemos la población mundial y nos volviésemos todos unos hipsters.
– Olé tu, pedazo de argumento, todos a las cámaras de gas y en lugar de apretar el botón los nazis que lo aprieten los hipsters ¿no?

Bueno, es una opción, pero no propongo algo tan sangriento. Simplemente digo que parece que estamos intentando solucionar el problema abordándolo de manera equivocada, cuesta demasiado que los países se pongan de acuerdo en reducir sus emisiones de CO2 teniendo en cuenta que los países compiten entre sí con el crecimiento económico y para crecer se necesita energía, es como poner a negociar a dos tigres a ver cómo se reparten la presa de manera equitativa.

Además ¿quién te dice a ti que el CO2 es el gran problema del mundo? Otros muchos males nos acechan por el impacto que ejercemos como especie, nos hemos desarrollado demasiado en demasiado poco tiempo. No podemos pensar que ir introduciendo cambios en nuestra naturaleza cada vez con más velocidad no va a traeros ningún problemilla, de hecho la raíz del problema está en pensar que somos más listos que la naturaleza, los humanos tenemos eso, como somos supuéstamente los seres más inteligentes del planeta pensamos que podemos ser más inteligentes que la naturaleza que es el propio sistema que nos ha creado.

No podemos pensar que la comida procesada, las vacunas, la luz artificial, el transporte, o cualquier otra cosa que se nos haya ocurrido, solo va a tener beneficios. Nuestro cuerpo es un sistema tan complejo que probablemente nunca lleguemos a comprender cómo funciona del todo y sin embargo realizamos cambios bruscos tanto en su entorno, como en su alimentación o en su química. Pequeños cambios realizados durante miles de años provocan una adaptación pero los cambios bruscos son los que acaban con las especies, y nos seguimos preguntando por qué hay tantas enfermedades.

Lo reconozco, tengo que decir que no tengo la solución para arreglar el mundo, era solo por llevar la contraria… Solo digo que somos demasiada población en el planeta intentado vivir de una manera que desequilibra demasiado la naturaleza, si pudiésemos ir reduciendo la población para que todos podamos seguir teniendo ciertas comodidades y además tratásemos de relacionarnos con la naturaleza de otra manera, por ejemplo cultivando y comiendo comida orgánica como hacen los hipsters, quizás así, y solo quizás, tendríamos más posibilidades de sobrevivir, y no solo eso, de vivir con más plenitud.

Se trata solo de reconocer que la naturaleza es más sabia que nosotros. ¿Por qué nos costará tanto? Debería estar escrito en la declaración universal de los deberes humanos.

Un comentario sobre “Arreglando el mundo”

  1. La mente humana no es inteligente. Obedece a unos patrones que ni la propia mente entiende. La mente no suele estar atenta. Obviamos lo no atractivo y nos obsesionamos con lo que nos atrae. Pero esta elección no es nuestra. Miramos la luz atontados como los mosquitos. Seguimos las corrientes de las modas e impulsos, y solo a veces al madurar, aquello que nos parecía poco interesante se nos revela ahora como fundamental. Un velo se ha desprendido.
    Sí. La humanidad duerme. Duerme y da patadas. Tú sentado medita. Eso es todo. Sunyata!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *